Novedades

LO MÁS RECIENTE EN MIBOO
La digitalización, integrar ERP y e-commerce

La importancia de integrar ERP y e-commerce: un ecosistema total

Cuando una empresa apuesta por la digitalización, lo que busca es agilizar tareas, mejorar procesos y ahorrar tiempo de trámites y gestiones para poder dedicar sus horas a mejorar su productividad y centrarse en aquello realmente importante para sacar el negocio adelante. Una práctica que puede permitir dar un gran paso adelante en esa dirección es integrar ERP y e-commerce: un solo ecosistema digital sobre el que concentrar lo fundamental tanto online como offline.

Integrar ERP y e-commerce tiene muchas ventajas tangibles. Más allá de la etérea sensación de comodidad y la tranquilidad que da contar con datos actualizados para quien trabaja día a día con ellos, implica un salto en la eficiencia y productividad del día a día de una empresa. Además, con multitud de soluciones a nivel técnico.

Las posibles soluciones tecnológicas para ayudar a empresas y negocios a integrar ERP y e-commerce son variadas. Desde un ERP desarrollado a medida y completamente adaptado a la plantilla de comercio electrónico en la que se basen las ventas de la empresa, hasta sistemas nativos que permitan la integración a distintos niveles: en cualquiera de los casos, las ventajas son numerosas.

Ventajas de integrar ERP y e-commerce

Si ambos sistemas trabajan en conjunto, la principal beneficiada es la empresa.

  • Gestión de ventas y facturación en un único ecosistema. Los datos estarán actualizados, y eso permitirá no solo una mayor comodidad a las personas que trabajen en la empresa, sino una mejor experiencia de usuario a clientes.
  • Historial de documentación. Ante posibles reclamaciones o incidencias, contar con un archivo en el que se almacenen los datos de clientes y pedidos, pudiendo cruzar la información entre el ERP y el e-commerce, agiliza los trámites de atención al cliente.
  • Control de existencias e inventarios. Con los datos cruzados, será más sencillo evitar la rotura de stock, controlar los suministros e incluso aprovechar para gestionar posibles ofertas o promociones que puedan interesar en un momento dado.

Agilidad y eficiencia. Contar con un ERP bien integrado puede ser el back-office perfecto para un sistema de comercio electrónico, facilitando a quienes trabajan con ello el acceso a toda la información que se esconde detrás de cada pedido y de cada producto que los usuarios compran.

¿Quieres un sistema ERP a medida de tu modelo de negocio? Consúltanos.